Editorial Digital D+D, un proyecto innovador

Por el año 2003 en Divulgación Dinámica apostamos por iniciar una linea de trabajo innovadora y arriesgada en aquel momento: la edición digital de libros. Era una forma de producir un nuevo producto en el que no existía la variedad de formatos y elementos técnicos que hemos alcanzado en el año 2021. Casi veinte años más tarde disponemos de un fondo editorial de más de 110 títulos de diferentes temas sociales y culturales que ha consolidado a la Editoria D+D como un soporte importante en la gestión de acciones formativas

Conquistar el futuro

Enamorarse del futuro. Va de escribirlo, no de leerlo” es un libro de Miquel Lladó editado en la colección Ideas de Estrategia para Líderes de Plataforma Editorial. Hay que reconocer que este libro está incorrectamente subtitulado. creo que va de leerlo. Y es que en la estrategia para líderes de empresa considero fundamental poder conocer testimonios y experiencias. Es un documento enriquecedor que aporta mucha luz saber que otros directivos han pasado por las mismas dificultades que tu y encontrar sus soluciones es un mecanismo eficaz de aprendizaje.

El título es Enamorarse del Futuro, pero yo creo que del futuro el directivo, más que enamorarse, debe conquistar el futuro, trazar las estrategias necesarias para que sea posible un futuro mejor. En mi experiencia creo que si no hacemos una correcta lectura del presente y sus principales elementos cualquier futuro por el que apostemos puede ser un auténtico desastre. Todo futuro finalmente tendrá relaciones con su pasado e igual que hay profesionales que definen el futuro, en el futuro habrá profesionales que busquen en el pasado para entender su presente. Por tanto, documentemos bien el presente para quienes nos miren desde el futuro tengan elementos que les ayuda a redefinir su futuro. Estamos en un proceso cíclico y cada tiempo se retroalimenta de lo que tiene. Todo tiempo es presente, pero fue pasado y debería ser futuro.

El autor define la estrategia como el conjunto de elementos, corporativos y personales, mediante las que el directivo se apoya para definir ese futuro: conocer nuestros recursos y potencialidades. También las debilidades, analiza el contexto y prever, identificar y valorar posibles sucesos o acontecimientos para gestionar el riesgo. Lledó dice que las oportunidades están en el futuro (pág. 87) y no le falta razón pero me da la impresión que con esa afirmación tengo dudas. La oportunidad engloba la conjugación de la posibilidad que se presenta o existe de que una persona realice una acción para conseguir o alcanzar algún tipo de mejora, es por esto que decimos que es una conspiración entre tiempo y acción para lograr una mejora o un beneficio gracias al aprovechamiento de ciertas circunstancias en un momento específico. Las oportunidades entonces pueden estar en el presente o, desaprovechadas en el pasado.

El pasado, afirma el autor es historia (pág. 87) aunque evidentemente condiciona e incluso, en determinados casos, puede establecer bloqueos. La cultura a veces marca elementos que bloquean los avances para un individuo o grupo social. El futuro no es la panacea. El futuro necesita conjugar los tiempos y aprovechar las oportunidades en el movimiento y las cosas que queremos que pasen.

De todos modos me parece un libro narrado con un estilo muy ameno, que toca aspectos muy interesantes y un testimonial que puede ser un interesante libro de cabecera sobre el que recurrir en el futuro. Ojalá encontrásemos más reflexiones tan sinceras y productivas como la de este autor basadas en su experiencia y saber hacer.

Digitalizar la educación

Photo by Julia M Cameron on Pexels.com

Digitalizar la educación no significa elegir entre las herramientas disponibles en el mercado y aplicarlas. Es necesario replantear los objetivos, la estrategia y alinear los recursos de la empresa con las nuevas estrategias basadas en las nuevas tecnologías. Digitalizar sin estrategia solo nos llevará a donde sople el viento, pero sin ningún rumbo. Digitalizar, para las empresas es un instrumento, no un fin en sí mismo.

Es cierto que, si hacemos un análisis del contexto socioeconómico del mundo en el que vivimos y de las aplicaciones digitales a todas las esferas de la vida laboral y personal, comprendemos que digitalizarse es una oportunidad para posicionarse en un nuevo marco económico y aprovechas las infinitas posibilidades y oportunidades que puede ofrecernos la globalización tecnológica. Pero la incorporación a la digitalización no puede ser guiada por la improvisación y las modas.

En estos tiempos de pandemia nos ha tocado repentizar, correr, pero sin tener claro dónde vamos ni, si lo que hacemos,  está teniendo sentido. Digitalizar la educación supone primero la existencia de una infraestructura que permita que los datos corran por las redes: conectividad, nodos, almacenaje etc. y que esta infraestructura esté al alcance de todos los grupos sociales. En algunos sitios la accesibilidad a internet es gratuita y en otras se establece con un coste que no gestiona la igualdad de todos a este derecho.

En segundo lugar, es necesario que los formadores, tutores, profesores, dinamizadores etc. tengan una formación adecuada de las herramientas, que puedan operar con ellas de manera sencilla y flexible. Sin formación tampoco hay ni habrá digitalización.

Uno de los elementos más complicados es la rapidez con la que se suceden los estándares tecnológicos que no permiten adaptarse a uno cuando al poco tiempo está obsoleto. Esto deberá ser un campo de debate interesante. Es la obsolescencia programada no solo de las herramientas, sino de los conocimientos y las habilidades.

En la actualidad hay que decir que los métodos y técnicas que utiliza la educación digital están en condiciones de cumplir el objetivo de cualquier plan de estudios. Hay recelos y prejuicios (afortunadamente cada vez menos) hacia modelos de educación no presenciales.  Y si no alcanzan los objetivos es que no están bien planteados con respecto las nuevas estrategias y recursos técnicos.

Que la educación se convierta en un modelo innovador y avanzado no significa que lo sea por las inmensas posibilidades de la tecnología y que esté siempre a la última. Un sistema educativo es aquel que adaptándose al nivel de sus usuarios es capaz de alcanzar los objetivos curriculares propuestos. En la digitalización de la educación también cada uno ha hecho la guerra por su cuenta y se han dispersado los esfuerzos, lo recursos y falta una estrategia nacional y europea para poder alcanzar mejores resultados. Las brechas, de este modo, las hemos ido haciendo cada vez mayores por todos los territorios y grupos sociales.

Antropologia y Empresa: reflexiones sobre nuevas áreas de trabajo

María José Clavero es de esas profesionales que siempre suma en un equipo. Se incorporó a trabajar en Divulgación Dinámica en 2015 tras una fase de prácticas donde empezamos a valorar las ganas, el entusiasmo y su preparación.

Había aprovechado los años de formación universitaria para darse cuenta que la antropología necesitaba nuevos horizontes. Por eso ella lo tuvo claro desde el principio y, por parte de la empresa, descubrimos a una profesional con interés, capacidad y que en poco tiempo se ha convertido en una de las líderes de la empresa. Este libro que presentamos es su primera obra en solitario en la que reflexiona y analiza el papel que los antropólogos y antropólogas pueden desarrollar en el mundo de la empresa y abre nuevos espacios para una profesión tan necesitada de abrir horizontes.

El libro que nos ofrece María José está prologado por Pilar Tallón, emprendedora y lider de un solido proyecto empresarial relacionado con la formación y la capacitación

Enlace para acceder a la descarga del ebook

¿Escuelas tradicionales o escuelas digitales?

Estos tiempos que nos ha tocado vivir y, que vienen marcados por la presencia intensa de la tecnología de la comunicación y la información en nuestras vidas, generan un debate en el que se ven involucrados individuos, grupos, empresas etc.  El informe E-learning: consumo vinculado a la transformación digital personal, las nuevas tendencias, escuelas tradicionales vs. escuelas digitales escrito por el profesor Luis F. Toro  de la Universidad de Barcelona nos aporta algunos datos relevantes para seguir avanzando en el debate y la reflexión.

El autor hace un análisis que parte de la constatación de la aceleración de la transformación digital. Todo lo que tiene que ver con el mundo digital ha multiplicado sus números como alternativa a la pandemia y se ha disparado su presencia en el mundo del trabajo y de la vida personal, de la relación de la administración con los ciudadanos y las empresas. Y en la educación ha supuesto la mayor revolución de los últimos 200 años en metodologías, nuevos perfiles docentes y procesos de enseñanza-aprendizaje.

El informe se detiene en la comparación de las escuelas tradicionales y las digitales. Este es un debate recurrente y repetitivo. La formación presencial ha dominado la enseñanza como método único. La formación no presencial es ahora cuando está alcanzando recursos, métodos y procesos que hacen mejorar la educación. Al final estamos en  un momento en el que lo importante es la flexibilidad. Los métodos educativos, bien sean presenciales o no presenciales, deben adaptarse a los ciudadanos y sus condiciones particulares. No podemos ser excluyentes sino incluyentes, obtener lo mejor de cada método para facilitar a los ciudadanos una formación adecuada y eficaz.

Según el autor:

Las decisiones de inscripción en un programa en línea están impulsadas por los objetivos profesionales. En 2019, el 69 por ciento de los estudiantes en línea señalaron la empleabilidad como su objetivo principal para inscribirse en el programa.

La formación no presencial se está especializando en ofrecer recursos a personas que están trabajando y necesitan un reciclaje profesional que es muy característico en los mercados laborales  en los que vivimos. Factores como la mejor adecuación a la conciliación familiar y trabajo, la oferta formativa en los territorios rurales etc.

Se destacan algunas ideas importantes que  explican el crecimiento imparable de la formación on line:

  1. Los estudiantes en línea están convencidos que adquieren las soft skills que el mercado laboral demanda.
  2. la formación en linea ofrece integrarse en una comunidad de profesionales importante  para su desempeño.
  3. Los dispositivos móviles son usados por la mayoría de los estudiantes para completar las actividades del curso. Esto les permite mucha flexibilidad a la hora de gestionar su formación.
  4. La población de estudiantes en línea es compleja. Incluye muchas generaciones y segmentos y este hecho enriquece la formación.
  5. Hay informes que indican que una parte importante de alumnos que cursan formación on line están trabajando a tiempo completo. Es una forma de conciliación muy importante.
  6. El coste es un factor clave. La formación on line es bastante más asequible que la presencial.

Informe e-learning 2020

Biografía de la humanidad

Para los autores la evolución biológica ha dejado a la especie humana en una especie de hibridación entre biología y cultura. Los autores se posicionan en el análisis de lo que denominan “algoritmo evolutivo”. Mientras la mutación genética ha significado la clave de la evolución biológica sería necesario plantear las claves de la evolución cultural. la resumen en tres ideas:

  • hay una fuerza impulsora que mueve y dirige la acción.
  • un mecanismo que proporciona soluciones a los problemas planteados.
  • un sistema de selección que elige una de las soluciones y rechaza el resto.

Es evidente que esta simplificación no oculta que las fuerzas impulsoras son múltiples prque cada época y territorio ha dispuesto de sus motores en función de diversas circunstancias sociales, ambientales, económicas et. Igual que los mecanismos de soluciones a veces han sido ocultados por diversidad de intereses y necesidades, igual que los sistemas de selección. Muchas soluciones son elegidas pero las rechazadas pueden funcionar en otros lugares. En definitiva nos asomamos entonces a un escenario multidimensional que pretende explicarnos como evolucionan las culturas.

Un problema añadido es que los autores dan por hecho, en su perspectiva, que las culturas evolucionan y adoptan, para escapar de este concepto tan “darwinista” del multicentrismo que aplican en todo el ensayo. Es una especie de evolución multicéntrica de las culturas narrada en el tiempo. Quizá la presión que unas culturas ejercen sobre otras supera el modelo de conquista, sin discutir que ha sido el principal modelo de contacto entre pueblos y civilizaciones y que con posterioridad unas culturas han resultado ser más permeables que otras para adoptar “procesos”.

Evidentemente el libro es un magnifico ejercicio de “cultura evolutiva comparada” donde los autres han ido encajando en el relato mucha información y descripciones que lo amenizan para su lectura. En el trasfondo está un aspecto que está siendo y, va a ser fundamental, el papel de la tecnología. ¿Será la próxima hibridación del ser humano? ¿seríamos capaces de alcanzar las cotas de civilización y bienestar sin la presencia intensiva de la tecnología?

La Biografia de la Humanidad es un libro escrito por José Antonio Marina y Javier Rambaud, editado por Ariel en 2018.

De la sociedad disciplinaria a la sociedad de rendimiento

Según la Wikipedia Byung-Chul Han  (Seúl, 1959​) es un filósofo y ensayista surcoreano experto en estudios culturales y profesor de la Universidad de las Artes de Berlín. Escribe en idioma alemán y está considerado como uno de los filósofos más destacados del pensamiento contemporáneo por su crítica al capitalismo, la sociedad del trabajo, la tecnología y la hipertransparencia.

En la que se considera hasta el momento su obra principal La sociedad del cansancio, Han caracteriza y define a la sociedad actual como un paisaje patológico de trastornos neuronales: depresión, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno límite de la personalidad y agotamiento (burnout). Afirma que no se trata de «infecciones» sino de «infartos», que no son causados por un fenómeno negativo de inmunología en las personas sino por un «exceso de positividad.

Han utiliza el concepto de Foucault de “sociedad disciplinaria”  que consta de hospitales, cárceles, psiquiátricos, fábricas para definir la “sociedad de rendimiento” definida por gimnasios, torres de oficinas, bancos, aviones, grandes centros comerciales que es la sociedad del siglo XXI. El sujeto de disciplina ha pasado a definirse como sujeto de rendimiento: emprendedores de sí mismos. Los muros de la sociedad disciplinaria separaban lo bueno de lo malo, lo normal de lo anormal ha dejado de funcionar. La sociedad disciplinaria es una sociedad de la negatividad y de la prohibicion cuyo verbo principal es no poder. Según Han la sociedad del rendimiento se va desprendiendo paulatinamente de la negatividad. La sociedad del rendimiento se define por el verbo poder intentando expresar positividad. para ello los proyectos, la iniciativa y la motivación reemplazan la obligación, el mandato y la ley. Frente a la sociedad disciplinaria donde impera el no y genera locos y criminales la sociedad del rendimiento genera fracasados y depresivos.

Este cambio apuntado por el autor es defendido como un cambio de paradigma, el paso de la sociedad disciplinaria a una sociedad de rendimiento. La positividad del poder es mucho más eficiente que la negatividad del deber. El nuevo imperativo es la presión del rendimiento. Según Han el sujeto de rendimiento está libre de un dominio externo que lo obligue a trabajar y que lo explote. Es dueño y soberano de si mismo y así se entrega a la obligación de la maximización del rendimiento. Y en esto contribuye la tecnología y su principio de movilidad a poder y deber trabajar en cualquier sitio.

La lectura de Han es interesante pero podría ser que la sociedad del rendimiento no alcance al conjunto de la sociedad y empleos. Existen profesiones y sectores que no pueden ser sometidas a rendimiento y si a procesos de control. Eso si, pueden tener la apariciencia de rendimiento, la ilusión que los empleados puedan tener de maximizar su rendimiento basado en los incentivos y bonus que normalmente son establecidos por las altas esferas de la dirección de las instituciones para las que trabajan. Que el cambio de paradigma vaya modificando, de manera paulatina, los modos y formas de producción puede ser un enfoque interesante para las sociedades post-industriales y necesitariamos más datos y análisis para comprender el proceso de cambio en las sociedades en vías de desarrollo o en situaciones de pobreza.

Byung-Chul Han, La sociedad del cansancio, Ed. Herder. Barcelona 2017.

Netnografía

En la Wikipedia se define el concepto Netnografía: un método de investigación en línea que inspirado en la etnografía, para comprender la interacción social en contextos contemporáneos de comunicación digital. Se trata de un conjunto específico de prácticas de investigación relacionadas con la recopilación de datos, el análisis, la ética de la investigación y la representación, enraizadas en la observación participante. Se trata de analizar las huellas digitales que vamos dejando en el uso de internet y tratándolas como datos.Fue desarrollado originalmente en 1995 por Robert Kozinets, como una herramienta para analizar las discusiones en línea de los fanáticos sobre la franquicia de Star Trek y actualmente forma parte de los métodos de investigación de mercados. Auí teneis un enlace para los más interesados:

https://es.wikibooks.org/wiki/La_Netnograf%C3%ADa:_Un_M%C3%A9todo_de_Investigaci%C3%B3n_en_Internet

LAS DAMNATIO MEMORIAE Y EL CULTO AL OLVIDO

Las sociedades van avanzando y cambiando. Esto es un proceso inexorable.  Si de forma sistemática pretendemos juzgar con los ojos de hoy lo que ocurrió hace muchos años nos pondremos en una situación complicada donde todo es cuestionable y revisable, y además dejamos justificados que quienes  vengan en años venideros puedan hacer lo mismo con lo que está ocurriendo ahora.

Damnatio memoriae es una locución latina que significa «condena de la memoria». Era una práctica de la antigua Roma consistente en condenar el recuerdo de un enemigo del Estado tras su muerte. Cuando el Senado romano decretaba oficialmente la damnatio memoriae, se procedía a eliminar todo cuanto hiciera referencia al condenado: imágenes, inscripciones, monumentos y hasta se llegaba a la prohibición de usar su nombre. Algunos portadores del cetro de emperador también fueron afectados por esta práctica.

Cuando fallecía el emperador en Roma el Senado hacia balance del reinado romano. Se convocaba una sesión y decidía en ella si el gobernante recién fallecido se elevaba al rango de  dios y había que rendirle culto público. El Senado decidía si se permitía su culto dentro de su familia como era habitual el culto a los antepasados o, en caso que el emperador hubiere sido impopular o poco querido por sus súbditos (a veces eran los sucesores a quienes interesaba mancillar al predecesor por cuestiones políticas) decretaba la damnatio memoriae  y el nombre del perjudicado desaparecía de monumentos, esculturas, pinturas, monedas etc., acto denominado abolitio nominis (borrar su nombre de las inscripciones).

Muchas estatuas fueron entonces destruidas junto a toda representación  del perjudicado, sus leyes podían ser derogadas. Ciertos emperadores recibieron, tras su muerte, la damnatio memoriae casi por aclamación popular unánime pero sin aprobación oficial del Senado romano, como sucedió con Calígula y sus familiares directos. Otros  tres emperadores romanos sufrieron de modo oficial la damnatio memoriae: Domiciano, Publio Septimio Geta y Maximiano. Esta práctica podía extenderse a personas que nunca habían adquirido la dignidad de emperador pero habían sido condenadas por crímenes odiosos como la traición y lesa majestad. Este fue el caso de Sejano, cortesano favorito de Tiberio, que luego fue acusado de liderar un amplio complot contra su soberano.

Si por el contrario el Senado decidía deificar al emperador fallecido se producía la Apoteosis y el emperador recibía cultos y reconocimientos porque estaba ascendiendo al cielo de los dioses.

img_1794Es cuestionable la efectividad de la damnatio memoriae. Resultaba muy difícil hacer desaparecer la huella de un emperador y hoy día se obtiene abundante información de muchos de los afectados por este ritual, más orientado a impresionar al pueblo de Roma que a ser eficaz en su finalidad.

En el caso egipcio, borrar el nombre de un muerto resultaba una agresión especialmente dañina, al perjudicar la estancia del difunto en el país de los muertos tras el Juicio de Osiris. Pero eran maneras de hacer “ajustes” históricos y saldar viejas deudas. Los testimonios de la Reina faraón Hatshepsut (ca. 1490–1468 a. C.) fueron sistemáticamente borrados, tras su fallecimiento, por su sobrino y sucesor Tutmosis III debido a la presunta usurpación del trono por parte de Hatshepsut.

Eróstrato el pastor incendió el Templo de Artemisa en 356 a. C. para convertirse en personaje famoso, los gobernantes de Éfeso procuraron desalentar de cara al futuro semejantes actos y por ello decretaron que el nombre de Eróstrato fuera borrado de todo recuerdo humano y que jamás debía ser mencionado, ni registrado en documento alguno, bajo pena de muerte.

En 897, el papa Esteban VI aplica la damnatio memoriae a su antecesor, el papa Formoso durante el denominado Concilio Cadavérico o Sínodo del Terror. El cadáver del papa Formoso fue desenterrado, vestido con los ropajes clericales y sometidos a un juicio, en el que fue declarado culpable de varios delitos. Como resultado, sus decretos y ordenaciones fueron declaradas inválidas, los tres dedos de su mano con los que impartía la bendición fueron cortados y su cadáver arrojado al Tíber, decretando Esteban VI que Formoso debía ser considerado como si jamás hubiera ejercido el pontificado.

En la Unión Soviética, entre 1934 y 1953 el régimen de Stalin practicó  la damnatio memoriae contra sus enemigos políticos, prohibiendo bajo severas penas toda mención de sus nombres y eliminando éstos de la prensa, libros, registros históricos y documentos de archivo. Tal medida incluía a los escritos de tales personajes, los cuales eran sacados de la circulación y destruidos. Incluso las fotografías oficiales resultaban retocadas por la censura del régimen para eliminar de allí a los “personajes incorrectos”. Víctimas de esta práctica fueron León Trotsky, Nikolái Bujarin, Grigori Zinóviev y muchos otros líderes políticos que en alguna ocasión cayeron en desgracia ante Stalin.

En Argentina en 1955 tras el golpe de estado  contra Juan Perón, el régimen posterior prohibió que se mencionase públicamente el nombre del presidente constitucional derrocado, de modo verbal o por escrito. Los edificios públicos y demás lugares nombrados en homenaje a Perón y de su esposa Eva Perón fueron cambiados de denominación. Juan Perón no era mencionado  por su nombre en escritos oficiales, sino con la denominación de “el Tirano Depuesto”.

También en épocas más recientes, por ejemplo, los nombres de Hosni Mubarak y de su esposa Suzanne, tras ser derrocado  por la Revolución egipcia de 2011, fueron eliminados de lugares públicos, como calles, parques, edificios o instalaciones de cualquier clase.

En febrero de 2013, la página web de la Casa Real Española añadió una entrada en el archivo robots.txt, que incluía el apellido de Iñaki Urdangarin. Eliminando con la sintaxis de este archivo los resultados de búsquedas realizadas en esa página por Google y que incluyan esta palabra. Y una sentencia de lo Contencioso Administrativo de Salamanca de 2017, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, obliga al Ayuntamiento a borrar el rostro de Francisco Franco de un mural pintado en una de las paredes del salón de plenos.​

Estos son algunos ejemplos de damnatio memoriae que pudieron trascender su propósito y lo que nos hace dudar de la eficacia de estas medidas. La mejor enseñanza de la historia es que esté abierta, que sea transparente y que sirva para educar a las generaciones venideras. Al final, en la historia somos productos de nuestros aciertos y errores. Vamos a mostrarlos todos y a explicarlos y no ocultarlos.

 

El derecho a la educación digital

person using ballpoint pen
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

En el mes de Diciembre de 2018 entró en vigor la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales (LOPDyGDD), norma que  viene a completar el Reglamento UE General de Protección de Datos 2016/679 (RGPD) respecto al trato de datos personales y a la libre circulación de estos datos. Lo verdaderamente novedoso es que define los derechos digitales. Uno de los más significativos es el derecho a la educación digital en el Título X  artículo 83 de la LOPD. Esta ley  tiene carácter de orgánica, reservada por ello a derechos fundamentales y libertades públicas entre los que se deberemos contar con  el derecho a la educación digital.

Artículo 83. Derecho a la educación digital.

  1. El sistema educativo garantizará la plena inserción del alumnado en la sociedad digital y el aprendizaje de un uso de los medios digitales que sea seguro y respetuoso con la dignidad humana, los valores constitucionales, los derechos fundamentales y, particularmente con el respeto y la garantía de la intimidad personal y familiar y la protección de datos personales. Las actuaciones realizadas en este ámbito tendrán carácter inclusivo, en particular en lo que respecta al alumnado con necesidades educativas especiales.

Las Administraciones educativas deberán incluir en el diseño del bloque de asignaturas de libre configuración la competencia digital a la que se refiere el apartado anterior, así como los elementos relacionados con las situaciones de riesgo derivadas de la inadecuada utilización de las TIC, con especial atención a las situaciones de violencia en la red.

  1. El profesorado recibirá las competencias digitales y la formación necesaria para la enseñanza y transmisión de los valores y derechos referidos en el apartado anterior.
  2. Los planes de estudio de los títulos universitarios, en especial, aquellos que habiliten para el desempeño profesional en la formación del alumnado, garantizarán la formación en el uso y seguridad de los medios digitales y en la garantía de los derechos fundamentales en Internet.
  3. Las Administraciones Públicas incorporarán a los temarios de las pruebas de acceso a los cuerpos superiores y a aquéllos en que habitualmente se desempeñen funciones que impliquen el acceso a datos personales materias relacionadas con la garantía de los derechos digitales y en particular el de protección de datos.

La educación digital es la que  utiliza las tecnologías digitales y que tiene como objetivo la adquisición de competencias profesionales  y habilidades de aprendizaje.  Este modelo educativo supone una transformación de los modos de enseñanza tradicionales si bien puede convertirse en una metodología que complemente y aporte nuesvos valores a los alumnos.  La educación  digital pone el énfasis en la creatividad, la innovación y la experimentación y se considera como la base dentro de los procesos de aprendizaje en las sociedades del conocimiento.

En 2018 la Unión Europea publicó el Plan de Acción de la Educación Digital donde se definen tres prioridades:

Prioridad 1: Hacer un mejor uso de la tecnología digital para la enseñanza y el aprendizaje.

Prioridad 2: Desarrollar competencias y capacidades digitales pertinentes para la transformación digital.

Prioridad 3: Modernizar la educación mediante la previsión y un mejor análisis de los datos.

Este documento coincide en el tiempo con la nueva Recomendación del Consejo relativa a las competencias clave para el aprendizaje permanente {SWD(2018) 14 final} que incluye en su anexo una nueva definición de la Competencia Digital, actualizada y alineada con el Marco Europeo DIGCOMP:

Competencia digital

La competencia digital implica el uso seguro, crítico y responsable de las tecnologías digitales para el aprendizaje, en el trabajo y para la participación en la sociedad, así como la interacción con estas. Incluye la alfabetización en información y datos, la comunicación y la colaboración, la creación de contenidos digitales (incluida la programación), la seguridad (incluido el bienestar digital y las competencias relacionadas con la ciberseguridad) y la resolución de problemas.

Esta nueva regulación, aún no pasa de una declaración de intenciones, necesita ser refrendada por importantes inversiones tanto en equipamientos, recursos, mejorar las redes de conectividad y sobre todo la formación del profesorado para que pueda implantarse un verdadero modelo de enseñanza digital en Europa. Habrá que estar atento a los cambios normativos que se desprendan de este nuevo derecho y que  sea accesible a todas las capas de la población.