LAS DAMNATIO MEMORIAE Y EL CULTO AL OLVIDO

Las sociedades van avanzando y cambiando. Esto es un proceso inexorable.  Si de forma sistemática pretendemos juzgar con los ojos de hoy lo que ocurrió hace muchos años nos pondremos en una situación complicada donde todo es cuestionable y revisable, y además dejamos justificados que quienes  vengan en años venideros puedan hacer lo mismo con lo que está ocurriendo ahora.

Damnatio memoriae es una locución latina que significa «condena de la memoria». Era una práctica de la antigua Roma consistente en condenar el recuerdo de un enemigo del Estado tras su muerte. Cuando el Senado romano decretaba oficialmente la damnatio memoriae, se procedía a eliminar todo cuanto hiciera referencia al condenado: imágenes, inscripciones, monumentos y hasta se llegaba a la prohibición de usar su nombre. Algunos portadores del cetro de emperador también fueron afectados por esta práctica.

Cuando fallecía el emperador en Roma el Senado hacia balance del reinado romano. Se convocaba una sesión y decidía en ella si el gobernante recién fallecido se elevaba al rango de  dios y había que rendirle culto público. El Senado decidía si se permitía su culto dentro de su familia como era habitual el culto a los antepasados o, en caso que el emperador hubiere sido impopular o poco querido por sus súbditos (a veces eran los sucesores a quienes interesaba mancillar al predecesor por cuestiones políticas) decretaba la damnatio memoriae  y el nombre del perjudicado desaparecía de monumentos, esculturas, pinturas, monedas etc., acto denominado abolitio nominis (borrar su nombre de las inscripciones).

Muchas estatuas fueron entonces destruidas junto a toda representación  del perjudicado, sus leyes podían ser derogadas. Ciertos emperadores recibieron, tras su muerte, la damnatio memoriae casi por aclamación popular unánime pero sin aprobación oficial del Senado romano, como sucedió con Calígula y sus familiares directos. Otros  tres emperadores romanos sufrieron de modo oficial la damnatio memoriae: Domiciano, Publio Septimio Geta y Maximiano. Esta práctica podía extenderse a personas que nunca habían adquirido la dignidad de emperador pero habían sido condenadas por crímenes odiosos como la traición y lesa majestad. Este fue el caso de Sejano, cortesano favorito de Tiberio, que luego fue acusado de liderar un amplio complot contra su soberano.

Si por el contrario el Senado decidía deificar al emperador fallecido se producía la Apoteosis y el emperador recibía cultos y reconocimientos porque estaba ascendiendo al cielo de los dioses.

img_1794Es cuestionable la efectividad de la damnatio memoriae. Resultaba muy difícil hacer desaparecer la huella de un emperador y hoy día se obtiene abundante información de muchos de los afectados por este ritual, más orientado a impresionar al pueblo de Roma que a ser eficaz en su finalidad.

En el caso egipcio, borrar el nombre de un muerto resultaba una agresión especialmente dañina, al perjudicar la estancia del difunto en el país de los muertos tras el Juicio de Osiris. Pero eran maneras de hacer “ajustes” históricos y saldar viejas deudas. Los testimonios de la Reina faraón Hatshepsut (ca. 1490–1468 a. C.) fueron sistemáticamente borrados, tras su fallecimiento, por su sobrino y sucesor Tutmosis III debido a la presunta usurpación del trono por parte de Hatshepsut.

Eróstrato el pastor incendió el Templo de Artemisa en 356 a. C. para convertirse en personaje famoso, los gobernantes de Éfeso procuraron desalentar de cara al futuro semejantes actos y por ello decretaron que el nombre de Eróstrato fuera borrado de todo recuerdo humano y que jamás debía ser mencionado, ni registrado en documento alguno, bajo pena de muerte.

En 897, el papa Esteban VI aplica la damnatio memoriae a su antecesor, el papa Formoso durante el denominado Concilio Cadavérico o Sínodo del Terror. El cadáver del papa Formoso fue desenterrado, vestido con los ropajes clericales y sometidos a un juicio, en el que fue declarado culpable de varios delitos. Como resultado, sus decretos y ordenaciones fueron declaradas inválidas, los tres dedos de su mano con los que impartía la bendición fueron cortados y su cadáver arrojado al Tíber, decretando Esteban VI que Formoso debía ser considerado como si jamás hubiera ejercido el pontificado.

En la Unión Soviética, entre 1934 y 1953 el régimen de Stalin practicó  la damnatio memoriae contra sus enemigos políticos, prohibiendo bajo severas penas toda mención de sus nombres y eliminando éstos de la prensa, libros, registros históricos y documentos de archivo. Tal medida incluía a los escritos de tales personajes, los cuales eran sacados de la circulación y destruidos. Incluso las fotografías oficiales resultaban retocadas por la censura del régimen para eliminar de allí a los “personajes incorrectos”. Víctimas de esta práctica fueron León Trotsky, Nikolái Bujarin, Grigori Zinóviev y muchos otros líderes políticos que en alguna ocasión cayeron en desgracia ante Stalin.

En Argentina en 1955 tras el golpe de estado  contra Juan Perón, el régimen posterior prohibió que se mencionase públicamente el nombre del presidente constitucional derrocado, de modo verbal o por escrito. Los edificios públicos y demás lugares nombrados en homenaje a Perón y de su esposa Eva Perón fueron cambiados de denominación. Juan Perón no era mencionado  por su nombre en escritos oficiales, sino con la denominación de “el Tirano Depuesto”.

También en épocas más recientes, por ejemplo, los nombres de Hosni Mubarak y de su esposa Suzanne, tras ser derrocado  por la Revolución egipcia de 2011, fueron eliminados de lugares públicos, como calles, parques, edificios o instalaciones de cualquier clase.

En febrero de 2013, la página web de la Casa Real Española añadió una entrada en el archivo robots.txt, que incluía el apellido de Iñaki Urdangarin. Eliminando con la sintaxis de este archivo los resultados de búsquedas realizadas en esa página por Google y que incluyan esta palabra. Y una sentencia de lo Contencioso Administrativo de Salamanca de 2017, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, obliga al Ayuntamiento a borrar el rostro de Francisco Franco de un mural pintado en una de las paredes del salón de plenos.​

Estos son algunos ejemplos de damnatio memoriae que pudieron trascender su propósito y lo que nos hace dudar de la eficacia de estas medidas. La mejor enseñanza de la historia es que esté abierta, que sea transparente y que sirva para educar a las generaciones venideras. Al final, en la historia somos productos de nuestros aciertos y errores. Vamos a mostrarlos todos y a explicarlos y no ocultarlos.

 

El derecho a la educación digital

person using ballpoint pen
Photo by rawpixel.com on Pexels.com

En el mes de Diciembre de 2018 entró en vigor la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos y Garantía de Derechos Digitales (LOPDyGDD), norma que  viene a completar el Reglamento UE General de Protección de Datos 2016/679 (RGPD) respecto al trato de datos personales y a la libre circulación de estos datos. Lo verdaderamente novedoso es que define los derechos digitales. Uno de los más significativos es el derecho a la educación digital en el Título X  artículo 83 de la LOPD. Esta ley  tiene carácter de orgánica, reservada por ello a derechos fundamentales y libertades públicas entre los que se deberemos contar con  el derecho a la educación digital.

Artículo 83. Derecho a la educación digital.

  1. El sistema educativo garantizará la plena inserción del alumnado en la sociedad digital y el aprendizaje de un uso de los medios digitales que sea seguro y respetuoso con la dignidad humana, los valores constitucionales, los derechos fundamentales y, particularmente con el respeto y la garantía de la intimidad personal y familiar y la protección de datos personales. Las actuaciones realizadas en este ámbito tendrán carácter inclusivo, en particular en lo que respecta al alumnado con necesidades educativas especiales.

Las Administraciones educativas deberán incluir en el diseño del bloque de asignaturas de libre configuración la competencia digital a la que se refiere el apartado anterior, así como los elementos relacionados con las situaciones de riesgo derivadas de la inadecuada utilización de las TIC, con especial atención a las situaciones de violencia en la red.

  1. El profesorado recibirá las competencias digitales y la formación necesaria para la enseñanza y transmisión de los valores y derechos referidos en el apartado anterior.
  2. Los planes de estudio de los títulos universitarios, en especial, aquellos que habiliten para el desempeño profesional en la formación del alumnado, garantizarán la formación en el uso y seguridad de los medios digitales y en la garantía de los derechos fundamentales en Internet.
  3. Las Administraciones Públicas incorporarán a los temarios de las pruebas de acceso a los cuerpos superiores y a aquéllos en que habitualmente se desempeñen funciones que impliquen el acceso a datos personales materias relacionadas con la garantía de los derechos digitales y en particular el de protección de datos.

La educación digital es la que  utiliza las tecnologías digitales y que tiene como objetivo la adquisición de competencias profesionales  y habilidades de aprendizaje.  Este modelo educativo supone una transformación de los modos de enseñanza tradicionales si bien puede convertirse en una metodología que complemente y aporte nuesvos valores a los alumnos.  La educación  digital pone el énfasis en la creatividad, la innovación y la experimentación y se considera como la base dentro de los procesos de aprendizaje en las sociedades del conocimiento.

En 2018 la Unión Europea publicó el Plan de Acción de la Educación Digital donde se definen tres prioridades:

Prioridad 1: Hacer un mejor uso de la tecnología digital para la enseñanza y el aprendizaje.

Prioridad 2: Desarrollar competencias y capacidades digitales pertinentes para la transformación digital.

Prioridad 3: Modernizar la educación mediante la previsión y un mejor análisis de los datos.

Este documento coincide en el tiempo con la nueva Recomendación del Consejo relativa a las competencias clave para el aprendizaje permanente {SWD(2018) 14 final} que incluye en su anexo una nueva definición de la Competencia Digital, actualizada y alineada con el Marco Europeo DIGCOMP:

Competencia digital

La competencia digital implica el uso seguro, crítico y responsable de las tecnologías digitales para el aprendizaje, en el trabajo y para la participación en la sociedad, así como la interacción con estas. Incluye la alfabetización en información y datos, la comunicación y la colaboración, la creación de contenidos digitales (incluida la programación), la seguridad (incluido el bienestar digital y las competencias relacionadas con la ciberseguridad) y la resolución de problemas.

Esta nueva regulación, aún no pasa de una declaración de intenciones, necesita ser refrendada por importantes inversiones tanto en equipamientos, recursos, mejorar las redes de conectividad y sobre todo la formación del profesorado para que pueda implantarse un verdadero modelo de enseñanza digital en Europa. Habrá que estar atento a los cambios normativos que se desprendan de este nuevo derecho y que  sea accesible a todas las capas de la población.

La enciclopedia del Community Manager

índiceLa primera idea que se viene a la mente tras terminar la lectura de esta enciclopedia es “interesante”. Además somos conscientes que este manual en breve quedará obsoleto porque los tiempos avanzan que es una barbaridad y, en redes sociales, lo que hoy es actualidad en dos días es pasado. De todos modos como obra de conjunto entiendo que supera a cada una de las partes y aunque se vaya quedando atrasada seguirá siendo de interés para ordenar la forma en la que abordamos el conocimiento y funcionamiento de las redes sociales en los tiempos que nos ha tocado vivir.

Reconozco que me llamó la atención el título. En estos tiempos el saber enciclopédico suena algo presuntuoso y, si me lo admiten, desfasado. Es cierto que se trata de una ambiciosa puesta al día de la mayor parte del saber referido a la comprensión y funcionamiento de las redes sociales. También aquí quede sorprendido. Me voy dando cuenta que la lectura de un libro no empieza cuando lo abres, ya en el escaparate de la librería o en la web de una tienda virtual te empieza a enviar mensajes que se refuerzan o desvirtúan al final de su lectura.

Una de las cosas que más me ha gustado de este libro es su gran sentido didáctico. Lejos de perderse en disquisiciones técnicas y académicas el autor es capaz de resumir muchas cosas y plantear el reto de una lectura muy comprensiva. A mi me ha encantado la historia de las redes sociales, no por que no lo supiera porque a mi edad conozco el desarrollo tecnológico digital casi desde el principio, sino por que me he dado cuenta lo mucho que hemos avanzado en tan poco tiempo. Y así lo lees y lo percibes. Además el uso de los cuadros-resumen es muy inteligente para centrar la gran cantidad de información que maneja el autor.

El debate de la penetración de lo digital en todos los ámbitos sociales, culturales y económicos está abierto. Todas las profesiones en mayor o menor medida se van a ver salpicadas por la denominada transformación digital. Mientras algunas profesiones tendrán que adoptar determinadas competencias y habilidades aparecerán otras nuevas. La profesión del Community Manager no es nueva, se lleva gestando hace varios años. Estas nuevas profesiones se van depurando a través de los logros, objetivos y resultados que vayan alcanzando. Quizás sea este el segundo escalón que tras este primer libro habrá que desarrollar: competencias y habilidades que durante su recorrido esta profesión va dejando evidencia que se necesitan. Es necesario que con el conocimiento acumulado se puedan ir  aportando los datos necesarios para definir las tareas que tenemos que desarrollar en el mundo digital y en la nueva economía.

 

 

Global e-learning

La Universidad a Distancia de Madrid acaba de publicar el libro Global e-learning en su tercera edición. Esta obra analiza las principales tendencias actuales en el marco de la aplicabilidad de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en diferentes escenarios educativos, así como 20 tecnologías emergentes y varias buenas prácticas asociadas a las mismas con un potencial tecnológico-pedagógico en el corto y medio plazo. Presenta 25 actividades didácticas innovadoras documentadas, realizadas por profesores expertos en el diseño instruccional más novedoso y 23 proyectos europeos financiados principalmente por la Agencia Ejecutiva de Educación, Audiovisual y Cultura de la Comisión Europea (Education, Audiovisual and Culture Executive Agency (EACEA)) en el marco del programa Erasmus+ que aborda temáticas  relacionadas principalmente con la innovación tecnológico-pedagógica. En esta publicación, como en las anteriores ediciones del estudio internacional de e-learning que se lleva a cabo en la UDIMA desde hace varios años, han participado más de 166 instituciones y 56 autores procedentes de varias universidades internacionales e instituciones de diversos ámbitos de 32 países.

En este libro hemos tenido la oportunidad de colaborar en el apartado de Actividades Didácticas Innovadoras dentro del subapartado de Herramientas digitales con uno de los cursos que desde Divulgación Dinámica venimos impartiendo desde el año 2011 “Elaboración de Contenidos Educativos Digitales”. Este curso capacita a los profesionales de la docencia en la adquisición de competencias y habilidades para poder gestionar proyectos educativos con base digital.

El elearning avanza como modelo de aprendizaje

logo-bqlEn los últimos años estamos asistiendo a un incremento de personas, instituciones y empresas interesadas en formarse a través del elearning. Este modelo se trata de un modelo no presencial y que presenta un conjunto de características que lo hacen muy atractivo para las sociedades modernas. Algunas de las más valoradas por los  consumidores podrían ser:

  • es flexible y el alumno puede adaptar sus horarios a la necesidad de adquirir nuevas competencias y habilidades.
  • es interactivo porque nos permite intercambiar con otras personas y profesionales que comparten nuestros propios intereses.
  • nos evita desplazamientos y la comodidad  de poder seguir nuestras rutinas de vida y profesionales si necesidad de reajustar nuestra agenda.

Evidente ha y muchos más motivos pero estos son tres que se encuentran entre los más importantes y valorados por los alumnos de los cursos elearning una vez son preguntados. Pero claro, no se trata de con solo esto sea suficiente para que un programa de educación tenga la suficiente calidad para atraer miles de personas.

El informe de OBS Business School indica  que el número de alumnos que optaron por cursar algún programa a través de Internet (en modalidad semipresencial o no presencial) fue de 6 millones solo en los Estados Unidos. En España, según datos del Ministerio de Educación, algo más de 122.000 alumnos estudian Bachillerato y Formación Profesional sin ir a clase. En lo referente a la educación superior (grado y posgrado), hay 228.500 matriculados en universidades no presenciales.

Tras estos números, cuya tendencia es al alza, se necesita avanzar en los modelos de aprendizaje no presencial. Estos métodos han encontrado un apoyo importante en el desarrollo de las tecnologías de la información en los últimos años que han aportado recursos y modelos muy interesantes para avanzar en los sistemas de adquisición del aprendizaje. Los modelos de enseñanza no presenciales se mezclan con los sistemas presenciales y adquieren un interés por parte de las instituciones y empresas que han permitido la extensión de la formación en el espacio y el tiempo.

El problema más importante al que nos hemos enfrentado en estos años (y han sido varios) es el desarrollo de un método de enseñanza basado en las tecnologías de la información y la comunicación, diferente de los modelos presenciales y con unos estándares de calidad que permitiesen en desarrollo del elearning. En estos momentos se definieron en el mercado algunos modelos de elearning:

  • El primer modelo simplemente fue el elearning como complemento y refuerzo de la formación presencial para cuando el alumno estuviese en casa pudiera tener acceso a recursos y contenidos para su trabajo personal.
  • Hubo un segundo modelo que se desarrolló aprovechando la reducción de costes que suponía la adaptación de la formación a los nuevos sistemas tecnológicos en el que el tutor, por ejemplo, era sustituido por unos “pédeefes” y unos test colgados en un sistema cerrado que te daban opción al diploma.
  • Un tercer modelo, como reacción al segundo, fue convertir un curso en un modelo como “ir al cine”. La tecnomágia que decían algunos. Se hacían magníficos contenidos audiovisuales y el alumno se sentaba delante del ordenador a ver la película y combinarla con unos test.
  • Desde hace poco tiempo  hay otra tendencia en el mercado del elearning. Se trata de apostar por la calidad. Lo importante no son solo los contenidos -que también- ni la presentación más o menos mágica de los contenidos lleno de efectos visuales. Se trata de definir los procedimientos que conseguirán que el alumno adquiera los conocimientos, habilidades y competencias con un verdadero sistema de retroalimentación para promover el objetivo del aprendizaje. Contenidos, sistema de tutorización, ventajas de los sistemas de comunicación e información conforman un eje fundamental para que el método basado en el elearning ofrezcan un marco adecuado para el alumnado.

Desde la Asociación Empresarial Conocimiento e Innovación estamos trabajando en herramientas que desde este último modelo BQLPLUS www.bqlplus.com  Branding Qualitas Learning Plus (BQL+) es una acreditación que cubre un hueco importante en el mundo del elearning. Los cursos y actividades formativas que poseen esta certificación muestran que, tras un proceso de auditoría y certificación, reúnen los requisitos básicos que cualquier acción formativa online debe ofrecer a los alumnos como resultado de un proceso de calidad. Branding Qualitas Learning (BQL) busca:

  • Ayudar a identificar los productos de calidad en el sector de la formación: permitir  al alumno/a y a las entidades, identificar y asegurar los elementos del producto que lo hacen fiable.
  • Que las empresas que lo implantan asuman el principio de transparencia ante el cliente y el compromiso de calidad en la formación a través de plataformas digitales y sistemas de educación tecnológicos.

Tiempo para la estrategia empresarial

el-manual-del-estratega_9788498752823Acabo de terminar una interesante lectura: El Manual del Estratega de Rafael Martínez Alonso y editado por Gestión 2000.  Se trata de un libro que va por la cuarta edición y fue premiado en 2014 con el Premio Knowsquare 2014 al mejor libro de gestión. A primera vista reunía os ingredientes necesarios para sumergirse en su lectura durante los largos y apacibles días del estío.

Y una vez finalizada su lectura he deicidido que tengo que volver a leerlo. Es de esos libros que tiene tal intensidad de ideas, sugerencias y pistas quese necesita una segunda (y no descarto una tercera) donde trabajar bien algunas de las aportaciones que nos propone el autor.

El Manual del Estratega viene a plantear una descripción de una realidad incuestionable: los tiempos cambian que  es una barbaridad. Por ello las empresas, como organizaciones sociales insertas en un entorno adaptan sus estrategias en escenarios de cambios acelerados. La diversidad de empresas con sus modelos y estructuras desarrollan estrategias específicas que en el fondo pretenden adaptarse a las condiciones dinámicas para poder sobrevivir. El libro define varios modelos de estrategias, los desarrolla y nos plantea muchos ejemplos donde valorar los argumentos. Por aportar un elemento crítico no sé hasta que punto se podría hablar de tipos de estrategas más que de modelos de estrategia en función de los diferentes mercados, tipos de empresas etc. De todos modos es un libro interesante para trabajar sobre él, re-analizarlo y proponer nuevos argumentos.

Antropo-sociología. Vulgarización enciclopédica.

2012_50_10_fotoLos largos días del estío nos permiten dedicarnos, entre otras cosas, a esos pequeños placeres con los que obtener un poco de descanso y placer de nuestras tareas rutinarias. En mi caso son los libros. Reordenar por placer las estanterías de la librería colmatada ya de volúmenes, limpiar de polvo lo que el resto de año permanece quieto y últimamente, debo añadir la busca y rebusca de libros por internet. Esos libros que, un día por un motivo u otro, formaron parte de mis lecturas, o no, simplemente porque estaban agotados o era difícil encontrar reediciones han formado parte de una buena cantidad de horas entre las webs de librerías de viejo o páginas de compra-venta de volúmenes usados.

Entre esos libros este año he podido adquirir un libro que siempre me llamó mucho la atención. La verdad es que tuve un golpe de suerte: es una primera edición que es algo muy valorado entre los libros de viejo. Se trata de un ejemplar publicado en 1911 en Sevilla por la Imprenta Artes Gráficas con título Vulgarización Enciclopédica de los Elementos de Antropo-Sociología escrito por Alejandro Guichot y Sierra. Se trata de uno de los libros más valorados en la historia de la antropología andaluza y uno de los mitos fundacionales de la antropología andaluza a principios del siglo XX.

Alejandro Guichot y Sierra (Sevilla, 1859 – íd. 1941), nació en Sevilla el 24 de abril de 1859. Era hijo de Joaquín Guichot y Parody (1820-1906),  y de Emilia Sierra, de la localidad sevillana de Utrera. Guichot y sierra fue sociólogo, pedagogo y folclorista español.  Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Sevilla y ya de joven fue un activo dinamizador cultural, cofundando la Sociedad de El Folk-Lore Andaluz (1881) con Luis Montoto, Antonio Machado y Álvarez, Manuel Sales y Ferré  y Francisco Rodríguez Marín.

Participó, junto a Antonio Machado Álvarez (Demófilo) en la gestación de la Sociedad el FolkLore Andaluz (28 de noviembre de 1881); creada a la manera de la originaria Folk-Lore Society inglesa (1878) y alineada con el darwinismo y el positivismo. Alejandro Guichot gestionó también la creación de diversas sociedades provinciales y locales de la misma índole; además de colaborar activamente en los contenidos de la revista del mismo título y en los ocho números del Boletín Folklórico Español (1885)17

Después se consagró a la pedagogía y la formación de la clase obrera y difundió ideas republicanas desde su propia posición regeneracionista, krausista y positivista. Intervino activamente en el Círculo Educativo Republicano y el Centro Republicano Social y fue elegido concejal del Ayuntamiento de Sevilla (1903) y, aunque dimitió en 1906, realizó una importante labor  educativa y cultural siendo impulsor de una Universidad Popular. Desde 1913 se vinculó al nacionalismo andaluz, cuyo ideal andalucista contribuyó a crear publicando “Acerca del ideal andaluz” en la revista Bética (núm. 1 y 2 de noviembre de 1913) y divulgaron Blas Infante y José María Izquierdo. ​

Destacan sus estudios sobre “Supersticiones populares recogidas en Andalucía y comparadas con las portuguesas” (1883) y de “El basilisco” (1884). Su Noticia histórica del Folklore (1922) fue en su época el mejor manual de historia y métodos folclóricos de España. Entre sus obras de sociología cabe nombrar Antroposociología (1911), Cómo habla Ancián (1913) y Hemeroscopio de calderas de Pero Botero (1923). De carácter histórico-artístico son La Montaña de los Ángeles (1896), Clasificaciones de las ciencias y de las artes (1912) y Una pinacoteca sevillana (1922).IMG_4127

En  palabras de Guichot “Antroposociología  equivale a decir ciencia unitaria enciclopédica, comprensiva de todas las ciencias que se ocupan de la especie humana, que existe distinguiéndose en individuos y sociedades; es una unidad total que contiene la rica variedad de unidades subordinadas de las ciencias y manifestaciones fisiológicas, psicológicas etc.” El autor hace un verdadero intento de poner al servicio de la mayoría de los ciudadanos el conocimiento que durante mucho tiempo fue vedado a las clases populares.

El libro recoge una síntesis del conocimiento de la época: anatomía, psicología, biología, geografía, historia, razas, higiene, sociología, artes etc. organizado por conjunto de saberes en 307 páginas lo que supone un verdadero reto de compilación y síntesis y sobre todo, un intento de abordar la cultura humana desde todos sus aspectos.